Logo Jurisprudencia Uruguaya

CITAS DOCTRINARIAS

Adopción

[Las condiciones que la nueva ley reclama en los adoptantes son más amplios… hoy pueden serlo tanto un soltero como una pareja de cónyuges o concubinos (art.141 lit. A) y desde que se admite la declaración de unión concubinaria de homosexuales, éstos tanto individual como concubinos podrán adoptar] (Arezzo. “La nueva adopción desde la ley 18.590”. Rev. De Derecho de Familia Nº 22. Págs. 149 y sgs.).

[Con la aprobación de la ley… se elimina todo obstáculo a la adopción de menores por personas homosexuales en cuanto se cumpla con lo previsto en el art. 141 lit.A… y en cuanto al concepto de concubino, éste debe ser interpretado de acuerdo a las coordenadas de la ley Nº 18546 de Unión Concubinaria] (Santos Belandro Rubén. “La ley Nº 18.620 sobre identidad de género y el orden público internacional”. Págs. 229 de la Revista antes citada).

Leer Más

LÍNEA JURISPRUDENCIAL

Distinción entre purga y cese de la mora

Gamarra nos dice que es necesario distinguir cuidadosamente “purga” y “cese” de la mora. “Hay cese de la situación de mora en caso de cumplimiento tardío, imposibilidad de la prestación, y según algunos, cuando se promueve demanda de resolución. Aquí se satisface el interés del acreedor y se extingue el estado de mora para el futuro (ex nunc), pero no se eliminan los efectos ya producidos anteriormente (como el perjuicio moratorio y la sanción punitiva de la cláusula penal).

La purga de la mora es otra cosa, ya que consiste en una renuncia del acreedor a los efectos ya producidos (ex tunc), sin satisfacción de éste, y siendo así, sólo puede originarse en un acto unilateral del acreedor, de carácter abdicativo, que perdona y desiste de hacer valer las consecuencias de la mora y las elimina por su sola voluntad.” (“Responsabilidad Contractual”, T. 1, “El Incumplimiento”, pág. 321).

La purga constituye un acto de renuncia del acreedor, que puede ser expresa o tácita. “Al estudiar la renuncia tácita Macioce expresa que es necesario que la voluntad se extraiga de circunstancias concluyentes y no equívocas, es decir, que se trate de una voluntad absolutamente incompatible con la intención de valerse del derecho; en caso de duda, agrega, la voluntad de renuncia debe excluirse. Natoli requiere que la voluntad se exprese claramente y sin posibilidad de equívoco, a través de un comportamiento concluyente. Trabucchi declara que la renuncia existe en las manifestaciones tácitas siempre que sean absolutamente unívocas. Barbero aconseja andar con prudencia para identificar la purga, porque implica una renuncia y las renuncias no se presumen (Gamarra, ob. cit. pág. 324) (Tribunal de Apelaciones en lo Civil Sexto Turno, 15 de mayo de 2019, 80-2019).

En el mismo sentido, se ha señalado que se coincide con la argumentación de la parte actora al evacuar el traslado de la adhesión de la apelación en cuanto a que la firma de la escritura definitiva de compraventa por parte del actor no implica purga de la mora. Siguiendo a Gamarra, cabe sostener; “… no hay manifestación de voluntad que permita deducir la de remitir, la cual hubiera debido exteriorizarse mediante actos claros e inequívocos… El acreedor que cobra su crédito sólo ejercita un derecho y realiza un acto en beneficio de sus intereses; a nada renuncia… La decisión de aceptar la prestación tardía es perfectamente compartible con el propósito de reclamar luego los daños y perjuicios moratorios, porque el art. 1341 inc. 2º le confiere tal derecho; no revela ( y mucho menos inequívocamente) una voluntad de renunciar a otro derecho distinto (el de pedir la indemnización de los daños causados por el retardo del deudor). No hay ningún “acto” que haga presumir la intención de remitir (art. 1515) una deuda (la obligación resarcitoria) sobre la cual el acreedor no se pronuncia” (cf. Gamarra, Responsabilidad Contractual, T. I, pág. 330).

En tales casos no puede reputarse que opera una renuncia. El cese de la mora no perjudica al acreedor, mientras que la purga es un acto contrario a sus intereses, ya que remite la obligación indemnizatoria por el daño moratorio (art. 1341 inc. 2º) y la pena por falta de cumplimiento (arts. 1363 y 1368), (cf. Gamarra, Responsabilidad Contractual. . I., pág. 322).

En definitiva, la renuncia es un acto abdicativo que tiene que resultar claro e inequívoco, no puede presumirse por el intérprete a partir de circunstancias asiladas que toleran otra interpretación lógica o razonable que permite la supervivencia de los derechos en juego (Tribunal de Apelaciones en lo Civil Sexto Turno, 30 de setiembre de 2008, 275-2008).

ÚLTIMAS SENTENCIAS

Nulidad por falta de emplazamiento. Demanda admitida contra persona fallecida inexistente

En opinión del Tribunal, se asiste a un supuesto de nulidad absoluta, insanable, relevable de oficio en cualquier instancia y estado de la causa, según lo establecen los Artículos 24 Numeral 9), 116 inciso 1, 217 y 254 CGP, normas aplicables en virtud de lo previsto en el art. 31 de la Ley 18572 (conf. sentencia T.A. Civil No. …

Leer más

Recurso de casación. Sentencias interlocutorias con fuerza de definitivas

El art. 268 del C.G.P. establece: “El recurso de casación procede contra las sentencias dictadas en segunda instancia por los Tribunales de Apelaciones en lo Civil, de Trabajo y de Familia, así como por los Juzgados Letrados de Primera Instancia, sean definitivas o interlocutorias con fuerza de definitivas”. La Corte en lo que dice relación con las sentencias interlocutorias …

Leer más

Sustitución de prisión preventiva de imputado de 70 años con riesgo de contraer Covid19

Debe tenerse presente que el imputado cuenta con 70 años de edad, fue procesado con prisión el día 19 de octubre de 2018 bajo la imputación de un delito de atentado violento al pudor. Practicada pericia, surge de la misma que el imputado tiene hipertensión arterial, y que conforme lo estableció el Perito, teniendo a la vista la historia …

Leer más

Formalización por abuso sexual. Antecedentes que surgen de la carpeta investigativa

Si bien la Sala tiene jurisprudencia en relación a que para admitir la formalización no corresponde adentrarse en el territorio de la valoración de evidencias, también ha dicho que en situaciones extraordinarias, por alguna circunstancia resulte palmario que el hecho no sucedió o no lo perpetró el imputado, es posible rechazarla por ello. Esta excepción se justifica sin mayores …

Leer más
IMAGEN DIGITAL JURISPRUDENCIA URUGUAYA 1